Telf. 680 14 06 59

Cómo recuperar una tendinitis

El dolor que aparece en el interior  o alrededor del tendón es conocido como tendinopatia aunque en la calle se le da el nombre de tendinitis. Normalmente dicho dolor es provocado por un uso excesivo de esa zona y se caracteriza por dolor durante la actividad, dolor a la palpación, y una incapacidad a la hora de generar tensión, todo ello conlleva una disminución funcional de la fuerza y del movimiento.

Alrededor del 30% de las lesiones relacionadas con la práctica deportiva están relacionadas con las tendinopatías. Por poner algunos ejemplos el predominio de lesiones del tendón de la rodilla es del 45% en jugadores de volley y del 32% en

tendon-de-aquilesjugadores de basket, en corredores de un 29% en el tendón de Aquiles y más del 40% de jugadores de tennis padecen tendinitis del codo. Pero no solo deportistas sufren de estas dolencias, por ejemplo el 15% de profesionales que requieren en su actividad movimientos repetitivos con la mano o el miembro superior sufren tendinitis del codo.

Algunos factores de riesgo para las tendinopatías son: la edad, la obesidad, tener una circunferencia de cintura excesiva,  diabetes, hipertensión y la predisposición genética.

La obesidad, hipertensión y el perímetro de la cintura afectan a la microvascularización que es un factor clave en las tendinopatías.

Otros factores intrínsecos no sistémicos que influyen son: la poca flexibilidad del músculo, una fuerza insuficiente en el mismo, la mala alineación de las articulaciones o la hiperlaxitud de las articulaciones.

Como factores extrínsecos encontramos  los excesos de cargas mecánicas, errores de entrenamiento (sobreentrenamiento, progresos demasiado rápidos, las superficies duras para correr, mala técnica…), un equipamiento inadecuado (zapatillas, botas…)

Las causas del dolor no están claras, pero entre ellas se cree que esta la degeneración del colágeno que forma el tejido del tendón, la neurotransmisión que envía señales al cerebro diciéndole que hay un fallo (el cuerpo avisa generando la sensación de dolor) y productos irritantes que genera el organismo (lactato, glutamato…)

Para el tratamiento conservador de las tendinopatías es básico el cambio de actividad o incluso cese de la misma en casos avanzados, el hielo y los analgésicos. En cambio el uso de antiinflamatorios no se ha demostrado que produzca grandes efectos en la mejora o acortamiento de la recuperación. El tratamiento excéntrico se utiliza para “entrenar “ al tendón a soportar aquellas cargas que han generado la lesión.

En diversos estudios ha quedado demostrado como el uso de ejercicios excéntricos tiene más y mejores resultados que el trabajo concéntrico. El porqué de estos beneficios puede ser debido a la interrupción de la circulación sanguínea en cada repetición excéntrica, que al retomarse hace entrar sangre limpia y con nutrientes, también a cambios en el metabolismo del tendón que altera la percepción del dolor, esto es provocado por el continuo trabajo de tolerancia al “dolor”. Además de los beneficios neuromusculares de adaptación de los músculos agonistas y antagonistas así como incremento de la rigidez del tendón.

En un estudio se comprobó cómo los lesionados del tendón de Aquiles mejoraban la síntesis de colágeno con movimientos excéntricos, hecho que no ocurría en los pacientes sanos que seguían el mismo protocolo.

kobby bryant

Actualmente el trabajo excéntrico se usa en la recuperación de las tendinopatias para reparar el tejido dañado o la disfunción biomecánica. El trabajo excéntrico implica un estiramiento del músculo mientras este contrarresta una carga (un peso) que se le aplica, es como frenar el movimiento.

Para el trabajo excéntrico como método de recuperación de las tendinopiatias es aconsejable que no exista un tendón roto o parcialmente rasgado, en esos casos otras opciones clínicas (infiltraciones o cirugía) pueden ser más recomendables.

Para comenzar a practicar este método se puede probar

– Trabajar 3 series de 15 repeticiones una o dos veces por día durante 12 semanas

– El dolor durante el trabajo ha de ser soportable, pero no ha de persistir horas después del entreno

– La parte concéntrica ha de ser asistida o trabajada de manera pasiva, ya que no es el objetivo.

– Las repeticiones excéntricas han de ser lentas al principio, e irán incrementando de velocidad conforme avances las semanas de trabajo.

– Es recomendable estar bajo la supervisión de un especialista para realizarlo.

 

En definitiva se trata de una lesión recurrente en deportistas y no deportistas por lo que es aconsejable un tratamiento preventivo que evite tener que dedicar semanas a recuperar nuestra salud para seguir entrenando o trabajando.

 

Your pain is the breaking of the shell that encloses your understanding. Khalil Gibran

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat